Como muchos de vosotros saben, nací en Polonia, pero llevo muchos años viviendo aquí en España y antes solía decir que no soy ni de aquí ni de allí. Ahora mi opinión es totalmente distinta soy de los dos sitios y me sería difícil decantarme por un país más que por el otro. Me siento “en casa” sin importar donde esté. Son muy diferentes, pero cada uno tiene su encanto tanto en su cultura como en su gente.

Sin embargo, hay un punto en común en lo que son muy parecidos los dos países: en que indudablemente son muy tradicionales, cuidando las costumbres y tradiciones.

Viviendo aquí echo mucho de menos la tierra donde nací y todos los años intento por lo menos una vez ir a visitar la familia, amigos y mis lugares favoritos. Puede que por esto cuando empecé a planear mi primera colección de bolsos pensé en basarla en el diseño de Lowicz. Este diseño está lleno de color y flores y como yo soy “Doña Colorines” creo que me define perfectamente. También llevo ya mucho tiempo utilizando bolsos hechos por mi con el diseño de Lowicz y en varias ocasiones por la calle me han preguntado algunas chicas donde he comprado el bolso que llevaba porque les encantaba. Os podéis imaginar lo bien que me sentía diciendo que lo hice yo misma.

Poco a poco una idea empezaba crecer y así ha nacido Colección Lowicz made by Aguita. Estoy muy orgullosa de ella y cada día trato de dar lo máximo de mí para que cada bolso hecho por mi sea práctico y bonito, pero sin duda cada uno de ellos lleva altas dosis de cariño, porque disfruto muchísimo confeccionándolos.

He fusionado lo moderno – los tipos de los bolsos son los que se lleva ahora con un diseño tradicional. Me gustaría escribir un poco sobre historia del diseño de Lowicz porque creo que merece la pena conocerla ya que está compuesto de coloridos recortes en forma de flores, naturaleza y animales.

Los inicios de recorte de Lowicz como un símbolo del folklore polaco. El recorte de Lowicz se creó a mediados del siglo XIX, como la decoración interior de las casas rurales y fue la respuesta de los campesinos a las pinturas sofisticadas y la decoración elaborada de los terratenientes ricos. En aquellos días, nada predecía la publicidad que los recortes habrían adquirido varios cientos de años más tarde: los primeros eran elementos de papel cortados de papel, pegados a paredes, estufas o marcos de cuadros.

Técnica y tipos, o cómo se hicieron los recortes.

Los creadores de recortes, utilizaron máquinas de esquila de ovejas para crear sus obras maestras. Se pegaron con pegamento cocinado a partir de harina de centeno Cada recorte se realizó por su cuenta y el conocimiento de la tecnología se transmitió de generación en generación. Es obvio que la apariencia del recorte experimentó evoluciones, se perfeccionó, por lo que con el tiempo comenzó a lograr un nivel de rendimiento cada vez más magistral, caracterizado por una composición interesante, colores ricos y gran cuidado.

En los pueblos había una "locura recortada", por lo que las casas más y más de llenaban de ellos. Los más nuevos reemplazaban los viejos y al final con el tiempo había recortes hasta en los edificios de ganado, para que animales pudieran "disfrutar" también de ellos.

En algún momento de la historia, los recortes, junto con el bordado y el tejido, se convirtieron en una profesión separada, que no era independiente y tenía que reconciliarse con el trabajo agrícola, pero era una fuente de ingresos adicionales.

La tradición sigue viva

El recorte ha sido salvado del olvido por fuertes movimientos de turistas, cuando el arte popular se ha convertido en un objeto de interés para coleccionistas, etnógrafos y otros investigadores, y con motivo de un hermoso producto de recuerdo del área de Lowicz de hoy. La creciente demanda de este tipo de recuerdos, que se desarrolló a principios del siglo XX, hizo que los recortes de papel de Lowicz sobrevivieran a su renacimiento.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la promoción del arte rural volvió a provocar el renacimiento del arte popular y, como resultado, se intensificó la demanda de regalos de las regiones rurales. Vale la pena señalar que el recorte de Lowicz sigue siendo un patrimonio cultural vivo de Lowicz y es muy popular hoy en día.

Los recortes se convirtieron en un producto de exportación, ya que se encontraban en muchos recuerdos relacionados no solo con Lowicz, sino también con Polonia en general.

Os invito que le echeis un ojo a mis bolsos de Lowicz y ahora desúes de leer este post sabreis porque les tengo tanto cariño.